Biblia
 Catequesis
 Espiritualidad
 Tarjetas digitales
 Foros
 Chat por temas
 Libro de visitas
 Mapa del sitio
 Quiénes somos
  Escríbanos
  




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

  

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia RecursosRevistasLibros 
  Ud está en Home / Biblia / Textos dramatizados...
Enviar Página

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta página

 

Ver el Texto bíblicos dramatizado del domingo anterior

 

Conocer la sección Dios habla hoy

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

Cursos Bíblicos Pastorales
por internet


Conozca nuestra sección de cursos bíblicos a distancia por internet.

Ya hay decenas de personas de todo el mundo realizando nuestros cursos.

Reciba el material en su computadora y estudie en su casa en sus tiempos libres.

Ir a la sección de Cursos

 

 

Dios nos habla hoy
- versión anual -


Recurso pastoral coleccionable para leer
reflexionar y rezar
con el Evangelio de cada semana.

Adquiera el Año completo adelantado
para su trabajo pastoral.

Conozca Dios habla hoy

 

 

Morir para dar fruto
Jn. 12, 20-33

Domingo 5 de Cuaresma (ciclo B) - 29/3/2009
por Enzo Giustozzi y Marcelo A. Murúa

El grano de trigo que muere en la tierra, da mucho fruto.

Para "ver" a Jesús, hay que tener ojos de fe, capaces de ver la espiga en el grano que muere

Relator - Había unos griegos que habían ido a [Jerusalén para] la fiesta [de la Pascua], que lo fueron a ver a Felipe y le dijeron:

Griegos - Señor, queremos ver a Jesús.

Relator - Felipe se lo contó a Andrés, y los dos se lo fueron a decir a Jesús. Entonces Jesús les dijo:

Jesús - Ya llegó la hora de la gloria del Hijo del hombre. Yo les aseguro a ustedes, que si el grano de trigo sembrado en la tierra no se muere, se queda él solito; pero si se muere [sembrado bajo tierra], entonces sí que produce muchos granos más.

El que se aferra, pierde; y el que se entrega, gana

Jesús - El que se agarra a su vida la va a perder; y el que es capaz de entregar su vida en este mundo, ése la va a ganar en la Vida eterna.

Si alguien me sirve a mí, que me siga nomás, y donde estoy yo, va a estar también él, que es mi servidor. Y al que sea mi servidor, mi Padre lo va a apoyar y premiar

La hora crítica, es también la hora de la de la resurrección, de la vida plena.

Jesús - En este momento tengo el alma llena de ansiedad. ¿Y qué hago, le digo: Padre, ayudame a zafar de esta hora? ¡Si para eso llegué hasta esta hora! [así que:] ¡Padre, glorifica tu Nombre!

Sólo quien escucha a Jesús, puede entender bien la voz de Dios.

Relator - Entonces se escuchó una voz del cielo [que decía]:

Dios - Ya lo glorifiqué y lo voy a volver a glorificar.

Relator - La gente que estaba ahí y escuchó eso, decía:

Gente - ¿Qué fue eso? ¿Un trueno?

Relator - Pero otros decían:

Gente - Fue un ángel, que le habló.

Relator - Jesús les dijo:

Jesús - Esa voz no fue para mí, fue para ustedes. Ahora llega el juicio de este mundo, ahora el jefe de este mundo va a ser echado afuera; y yo, cuando me levanten bien alto de arriba de la tierra, voy a atraerlos a todos hacia mí.

Guía para la utilización del guión
con jóvenes y adultos

1 Realizar la dramatización del relato. La escena presenta varios personajes. Como Jesús compara su entrega con la semilla que muerre para dar fruto se puede, de manera sencilla, trabajar con el signo de unas semillas. Al terminar la lectura y comentario del evangelio se puede ofrecer las semillas como gesto de querer seguir los pasos de Jesús y dar mucho fruto (el signo de las semillas es muy rico, podemos trabajar junto con los participantes cuál es la tierra adonde el Señor nos llama a dar fruto, cuál es el agua que va a regar nuestras semillas, se pueden plantar las semillas en una vasija mientras todos cantamos, etc.) Es importante haber realizado un par de prácticas previas para coordinar el relato con las escenas. Los títulos de cada escena se pueden leer o no.

2 Organizar a los participantes en grupos de tres o cuatro personas. El animador introduce y ubica el texto. En los grupitos, conversar informalmente, durante cinco minutos, a partir de la pregunta:

- ¿Qué situaciones y palabras del relato me impactaron (o recuerdo) más? ¿Por qué?

3 El animador/catequista/sacerdote que está coordinando el trabajo grupal propone estas otras consignas a los grupos:

- Entre todos los participantes del grupo reconstruir el texto (volver a contarlo, intentando recuperar todos los detalles)

- ¿Qué sucede en el relato? ¿A quién le habla Jesús? ¿Qué les dice?

- Jesús se compara con una semilla, ¿para qué usamos semillas en nuestra vida? ¿qué hay que tenere en cuenta para cuidar una semilla y para que de fruto?

- ¿Por qué la semilla debe morir para dar fruto?

- ¿Qué busca explicar Jesús con esta comparación?

- ¿Qué actitudes podemos vivir, personal y comunitariamente, para ser semillas del Reino, como Jesús, en esta Cuaresma?

- ¿Qué nos enseña el relato?

4 El animador invita a poner en común lo conversado en cada grupo. Centrar la reflexión en descubrir que para vivir el Evangelio hay que estar dispuesto a la entrega. Cuaresma es tiempo de preparación, ¿ qué puedo ofrecer como entrega y disponibilidad al Evangelio para vivir el mensaje de Jesús?

5 El animador invita a cada participante a decir en voz alta algo que se haya aprendido en este relato:

- Apliquemos a nuestra vida cotidiana el mensaje del texto.

6 El animador propone un momento de oración compartida para terminar el trabajo.

- Para vivir la Cuaresma aprendamos a ser semillas del Reino.

- Señor, ayúdanos a ofrecer nuestra vida…

7 Oración final.

Señor,
Ayúdanos a ofrecer nuestra vida,
que no la guardemos para nosotros
sino que la entreguemos con alegría a los demás.
Porque dando se recibe
y muriendo se encuentra la vida verdadera,
nos enseña la oración de San Francisco.
Jesús,
Tu que nos muestras
la entrega de la vida hasta el final,
enséñános a dar más,
a ofrecer lo que tenemos
para que otros vivan más y mejor.
- Que así sea -

Marcelo A. Murúa
Guía para la utilización del guión
con niños

1 Realizar la dramatización.

2 Reconstruir el relato, con los niños, a partir de las preguntas:

- ¿Qué acabamos de escuchar? ¿De qué habla Jesús?

3Centrar la reflexión en descubrir que como una semilla, Dios nos llama a dar mucho fruto.

- ¿Qué semillas conocemos? ¿Para qué nos sirven? ¿Qué hace falta para que una semilla germine y de fruto?

- ¿Por qué Jesús se compara con una semilla? ¿Qué pasa con la semilla para poder dar fruto?

- ¿Que pasa con la vida de Jesús para ser fiel a su misión?

- ¿Qué frutos dio la semilla de la vida de Jesús? ¿Qué frutos pueden dar nuestras vidas si seguimos sus palabras?

- ¿Qué aprendemos en este relato?

El animador invita a poner en común la reflexión de cada uno de los niños. Va animando para que hablen en voz alta, a medida que los niños comparten sus respuestas los va orientando para aprender que Dios nos llama a ser semillas de vida nueva. Intentar orientar hacia propuestas concretas.

Una excelente manera de trabajar la Palabra con niños es acompañando la reflexión con un signo sencillo. Se puede repartir a cada niño una semilla y colocar una vasija al frente para que todos, de a uno por vez, puedan plantar su semilla. Se puede rezar en voz alta la oración (ver siguiente punto) y mientras se canta un canto relacionado con el tema cada niño se acerca y coloca su semilla en la vasija, que luego se presenta en el ofertorio.

4 El animador propone un momento de oración compartida para terminar el trabajo.

- Cuaresma es un buen momento para sembrar nuestras semillas.

- Señor, queremos ser buenas semillas…

5 Al terminar podemos repartir entre los niños esta pequeña oración que habremos fotocopiado previamente.

Padre Bueno,
queremos ser buenas semillas,
que den frutos de solidaridad y paz
en el mundo que vivimos.
Enséñanos a crecer y dar lo mejor de nosotros
para ayudar a los demás.
Queremos ser como Jesús
semillas de vida nueva
para todos los que nos rodean.
¡Qué así sea!

Marcelo A. Murúa
Copyrigth © Buenasnuevas.com 2006