Biblia
  Catequesis
  Espiritualidad
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Home / Catequesis / Jóvenes / Emaús...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabar los archivo pdf de Emaús

Emaús-1

Si no conoce cómo manejar archivos pdf haga click en Ayuda

 

Conocer la sección Oraciones

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

Cursos Bíblicos Pastorales
por internet


Conozca nuestra sección de cursos bíblicos a distancia por internet.

Ya hay decenas de personas de todo el mundo realizando nuestros cursos.

Reciba el material en su computadora y estudie en su casa en sus tiempos libres.

Ir a la sección de Cursos

 

 

Curso de Actualización para Catequistas



Conozca el curso que utilizan miles de personas en toda América Latina para su crecimiento en la fe y misión pastoral.

Ir al Curso Catequistas

 

Emaús - Itinerario Catequístico para comunidades juveniles

Parte I:
Iniciación en la vida comunitaria

Encuentro 1. Iba con ellos.
Iniciación del proceso de educación en la fe.

por Pablo Garegnani

Iniciada ya la etapa de nucleación, se reúne a los jóvenes para el primer encuentro formal que pondrá en marcha el itinerario de formación en la fe.

Este primer encuentro tiene por objeto explicitar la propuesta de iniciar, en comunidad, un proceso de educación en la fe. Es importante que la propuesta sea clara, para que los jóvenes sepan por qué y para qué se reúnen, aún cuando la misma marcha del grupo irá fijando otros objetivos y actividades que surgirán de la experiencia de encuentro.

Para iniciar la marcha de esta comunidad juvenil, se propone el pasaje de los Discípulos de Emaús:

Lc 24, 13-35

 

Desarrollo del encuentro

Si ya se ha desarrollado algún encuentro no formal y los integrantes del grupo se conocen se pueden comenzar recordando los nombres de los jóvenes presentes. De lo contrario podría utilizarse alguna dinámica de presentación. En ese caso te proponemos "La Telaraña" (Cedepo.- Técnicas participativas para la educación popular.- Ed. Humanitas).

La misma consiste en formar una tela de araña que simbolizará la relación que los miembros del grupo irán construyendo en el proceso de formación comunitaria.

Para realizar la dinámica se necesita un ovillo de lana medianamente grande.

El animador toma la punta del ovillo enroscándola en su mano y se presenta a los demás diciendo su nombre, edad, etc. Seguidamente tira el ovillo (siempre sujetando la punta en su mano) a uno de los participantes quien deberá hacer lo mismo y así, sucesivamente, hasta que todos los jóvenes se hayan presentado. Es importante recordar de quién se recibió el ovillo ya que al formarse la telaraña se iniciará el proceso inverso: el último que recibió el ovillo dirá en voz alta el nombre de la persona que lo precedió en la presentación y así hasta terminar en el animador.

Luego el animador - catequista puede iniciar un diálogo con los participantes ayudado por las siguientes preguntas:

¿Qué los llevó a aceptar la propuesta de formar un grupo juvenil?

¿Qué es lo que han venido a buscar? ¿Qué esperan recibir?

¿Qué pueden aportar a esta comunidad?

 

A continuación, el catequista propone la lectura de los Discípulos de Emaús e invita a los jóvenes a contestar:

¿Qué dice el texto?

¿Qué me dice en relación al tema que estamos pensando (inicio de la vida comunitaria a partir de un proceso, itinerario de formación en la fe)?

¿Qué me invita a hacer?

 

Plenario.

 

Aporte del catequista.

Ciertamente, este pasaje ha dejado a la Iglesia muchas enseñanzas. Nosotros tomaremos aquella que nos sirva para expresar la importancia de comenzar un camino de vida comunitaria.

La búsqueda del sentido de la vida es algo que moviliza a toda persona; su encuentro plenifica a la misma permitiendo su realización. Lo contrario ocurre cuando no se haya un "para qué vivir": sobreviene la angustia, el dolor, la frustración... Esto es lo que ocurría con los discípulos de Emaús: ellos habían encontrado en Jesús a aquel líder que los liberaría del yugo romano y devolvería a Israel su dignidad... pero habían fracasado; el Maestro estaba muerto y el desconsuelo los hace volver derrotados a su pueblo. No comprendían todavía que la verdadera liberación pasaba por otro lado...

Cristo camina a su lado. No lo hace detrás ni adelante. Simplemente lo hace a su lado. San Lucas nos enseña con esto que Jesús conoce lo que nos pasa, sabe de nuestras angustias y también de nuestros anhelos. Muchas veces, el sufrimiento no nos deja ver con claridad: "Había algo en sus ojos que impedía reconocerlo". ¡Cuántas veces pasa Cristo a nuestro lado y no somos capaces de verlo!

Es la Palabra liberadora la que nos da las pistas suficientes para poder encontrarnos "cara a cara" con quien da sentido a nuestra vida. Es la Palabra la que nos marca el camino, nos da seguridad y en medio de la oscuridad nos hace decir: "Quédate con nosotros".

"Jesús entró". San Lucas no habla de un lugar físico. Cristo entra en el corazón de los discípulos. O bien, Él llama a la puerta y ellos lo dejan entrar.

Es al partir el pan cuando lo reconocen. Es en el gesto familiar, tantas veces repetido, tantas veces celebrado, en el que los discípulos reconocen su presencia.

La vida comunitaria es camino, no un simple camino de tránsito ligero. Es un camino de vaivenes, de terrenos escarpados, piedras y espinas. Pero también es camino liberador. De encuentro profundo porque es búsqueda, búsqueda de sentido. Y, ¿dónde encontrar el sentido? En la Palabra y en la Fracción del Pan. Allí está el Señor, allí somos capaces de reconocerlo.

Los discípulos de Emaús se habían alejado de la experiencia comunitaria. Y mientras ellos volvían a su pueblo llenos de angustia, el Señor se revelaba, resucitado, a la Iglesia ("los once y los que estaban con ellos"). Es a partir del encuentro con la Palabra que comienza a "arder su corazón" y es en la Eucaristía donde plenamente el Señor, "Pan vivo y entregado a los hombres" se hace presente.

La vida comunitaria es esto: un camino que tiende al encuentro con el Señor y que nos hace poner permanentemente en camino para anunciar la verdad que libera y que "quema por dentro".

 

Profundización, respuesta y compromiso

El animador - catequista entrega la Carta Nº 1: "Iba con ellos" y propone escuchar la canción "Este camino", de Daniel Poli (del casete "Juntos en concierto" con Luis Enrique Ascoy). En el caso de no disponer de la cinta o no saber cantarla puede leerse o bien reemplazarse por otra canción de similar contenido.

Mientras se escucha la canción, el animador puede ir "vistiendo" una mesa pequeña con un poncho, mantel o "tapete". Sobre ella colocará el Libro de la Palabra, un cirio encendido y una cartulina en forma de huella por cada participante (en ésta puede figurar el nombre del grupo, si es que ya lo tiene).

Después de escuchar la canción se dialoga brevemente sobre su contenido relacionándolo con el sentido de la vida comunitaria.

Se pide a los participantes que, debajo del nombre del grupo, anoten los nombres de todos los integrantes y sobre el reverso, contesten las siguientes preguntas:

¿Por qué comenzamos a transitar juntos este camino?

¿Podemos tropezar en nuestro peregrinar? ¿Cómo? ¿Por qué?

¿Qué significa que este camino se hace "paso a paso"?

¿Quién da seguridad a nuestro caminar?

Somos peregrinos, ¿cuál les parece que es nuestra meta?

Al inicio de la reunión se preguntó qué podemos aportar. A la luz de todo lo reflexionado, ¿podrías responder nuevamente esa pregunta?

 

Plenario.

 

Oración final

El animador pide a los jóvenes que pongan su "huella" sobre el tapete. Luego coloca en derredor, pequeños carteles con las siguientes frases:

"Iba con ellos"

"Les explicó las Escrituras"

"Quédate con nosotros"

"Lo reconocieron al Partir el pan"

"¿No ardía acaso nuestro corazón?"

"Se pusieron en camino"

 

Se invita a los jóvenes a leer las frases y elegir una de ellas. Con la frase elegida, cada uno dirá una oración espontánea que podrá ser de petición o acción de gracias.

 

Concluyen el encuentro elevando todas las oraciones con el "Padre nuestro".

 

 

Anexo (en el archivo pdf se incluyen los acordes de guitarra de la canción)

Este camino (Daniel Poli)

 

Será por eso que estamos juntos en este camino.

Este camino, senda de luz, tesoro escondido
imposible es resistirse después de haberlo conocido
y no es que nunca tropecemos ya lo sabemos bien mi amigo.

Este camino se hace paso a paso, despacio y tranquilo
piedra sobre piedra, pero seguros y decididos
y nadie ya podrá movernos: Dios es roca firme, mi amigo.

Este camino te hace un eterno peregrino
la vista hacia adelante, mirar para atrás es tiempo perdido
la mano puesta está en el arado,
es tiempo de siembra, mi amigo.

Este camino te da una razón, a la vida un sentido
todo está tan claro en medio de un mundo confundido
si nos dicen "locos" por ser felices:
bienvenido al manicomio, mi amigo.

 

Carta 1

Todos los archivos de Emaús se ofrecen en formato pdf,
que mantiene el diseño original y asegura una excelente calidad de impresión.

Puede grabar el Encuentro y Carta Emaús-1 haciendo click
en el link correspondiente ubicado en la columna de la izquierda

 

Emaús-Itinerario Catequístico para jóvenes

Si desea puede enviarnos su comentario con su opinión y sugerencias sobre esta nueva sección de BuenasNuevas.com

Datos personales

Nombre y Apellido

Ciudad en la que vive

País en el que vive

E-mail

Comentarios y/o Sugerencias



 

 

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2005