Biblia
  Catequesis
  Espiritualidad
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Home / Catequesis / Niños / Relatos del Antiguo Testamento...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta página

 

Ver el próximo relato del Antiguo Testamento

 

Conozca la sección Oraciones para niños

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

 

Caín y Abel (Gén. 4, 1-16)

por María Inés Casalá

«La historia de Caín, igual que la del Paraíso Terrenal, no es un relato histórico, sino un cuento religioso que nos enseña, a modo de comparación, el fondo de la condición humana. Nos descubre la violencia como factor decisivo de la condición humana». (Biblia Latinoamericana)

Antes de realizar la lectura es conveniente que esto quede bien claro para los niños: La historia de Abel y Caín, es un cuento religioso colocado en la Bilia por los autores sagrados, inspirados por Dios, después del relato del pecado de Adán y Eva, y nos ayuda a pensar qué ocurre cuando el hombre quiere ser más que Dios, cuando piensa que no lo necesita y que puede desobedecerlo: el hombre estropea su relación con Dios y a la vez perjudica todas las relaciones humanas. Aparece la violencia, la mentira, la venganza…

La convivencia entre los hombres siempre es difícil a causa del pecado.

El objetivo de este encuentro es descubrir en la vida cotidiana, los motivos de las peleas. Especialmente se tratará de buscar actitudes positivas para favorecer una buena convivencia, y experimentar la presencia de Dios Padre a nuestro lado dispuesto a ayudarnos.

Primer momento

Narrar el siguiente cuento:

Esta pequeña historia ocurrió un primer lunes de marzo, el día en que se reiniciaban las clases. Pedro era nuevo en la escuela. Por cuestiones de trabajo de su padre habían tenido que cambiar de ciudad, de amigos y había tenido que dejar atrás a sus familiares.

Por esa razón, Pedro no se sentía bien. Extrañaba a sus seres queridos y a sus compañeros de colegio y por todos estos motivos, cuando la mamá lo dejó en el patio de la escuela, último en una fila de chicos desconocidos, sintió que estaba en medio de una película de terror. Los que lo rodeaban le parecían peligrosos.

Al primero que se le acercó lo trató mal. Al segundo, que quiso saber su nombre, le contestó con un gruñido. A la maestra, que fue a darle la bienvenida, ni la miró.

Los chicos empezaron a comentar uno con otros, que el chico nuevo era un amargado, que no contestaba, o lo hacía mal, que no valía la pena acercarse a él.

Pedro regresó ese día a su casa muy triste y decepcionado.

Le dijo a su mamá que en esa escuela nueva nadie tenía interés en ser su amigo.

Reflexionar con los chicos:

¿Quién tiene razón? ¿Por qué Pedro pensaba que lo iban a tratar mal?

¿Por qué los chicos pensaron que no valía la pena acercarse a Pedro?

Si Pedro se hubiera colocado en el lugar de sus compañeros, hubiera comprendido por qué no se le acercaron más y no hubiera dicho que era porque no tenían interés en ser sus amigos.

Si los chicos se hubieran puesto en el lugar de Pedro, hubieran podido comprender que reaccionó así porque estaba nervioso y asustado.

Segundo momento

Leer el relato de la Bilbia:

Génesis 4, 1 - 16

Si los chicos son pequeños, adaptar el texto para que puedan comprenderlo mejor. Por ejemplo, se pueden saltear los dos primeros vercículos y comenzar diciendo: «La Biblia cuenta la historia de dos hermanos: Caín, labrador y Abel, pastor de ovejas…»

Para reflexionar del texto:

Analizar la relación entre los dos hermanos: Caín sentía envidia por su hermano y eso lo llevó a actuar mal.

Caín se sentía mal, y en vez de hablar con Dios, con el que parecía tener un diálogo de Padre a hijo, se dejó dominar por sus sentimientos y mató a Abel.

¿Cómo reaccionó Dios ante esto?

¿Manifestó, de alguna manera, su misericordia de Padre? ¿Dios Padre, aprueba la venganza?

¿Qué relación existe entre el relato de Pedro y la historia de Caín y Abel?

Tercer momento

Organizar pequeñas representaciones de situaciones reales en las cuales los niños descubran problemas de relación o de convivencia, en el colegio, en su familia, entre amigos, con los compañeros, en el mundo… Deben ser situaciones reales.

Después de haber trabajado con el cuento y con la Palabra de Dios, nos preguntamos: ¿qué actitudes podemos tener para evitar las peleas, las discusiones, la violencia? ¿Qué actitudes podemos tener para favorecer la paz, en el colegio, en la familia, entre amigos, con los compañeros, en el mundo?

Oración

Danos, Dios Padre,
la capacidad de hacer que.
a nuestro alrededor reine la paz.
Que, en vez de pelearnos,
podamos solucionar los problemas
dialogando.
Que nunca deseemos el mal
al que nos hizo daño.
Que no exista en nosotros
ni un poquito de deseo de venganza.
Que siempre tengamos confianza
en que si nos ponemos en tus manos,
si tratamos de escucharte
vos nos vas a ayudar a sobrellevar
todos nuestros problemas.

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2002