Cuentos
  Dibujos
  Entretenimientos
  Tarjetas impresas
  Canciones
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Recursos / Cuaresma-Pascua...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word de esta actividad

 

Ver la próxima actividad

 

Comentarios
y sugerencias

 

 

 

 

CURSOS
BIBLICOS
PASTORALES


Alianza CEBIPAL-CELAM
y BuenasNuevas.com

Al servicio de la Palabra

Conozca esta nueva Propuesta de Formación Bíblica Pastoral en internet

Ver Cursos

 

Enviar a sus amigos

Celebración de la Pascua
para niños de Jaardín de infantes

 

por María Inés Casalá

 

Objetivos de la Celebración:

  • Celebrar la Vida.
  • Alegrarnos por que Jesús está Vivo.
  • Salir a contárselo a todo el mundo.

 

Preparar antes de la celebración:

Confección de una caja sorpresa:

Cada sala o grupo de niños preparará una caja para llevar a la celebración. Dentro de la caja, colocarán una tarjeta de Pascua realizada por cada chico, y después, entre todos, la forran y escriben el nombre de cada uno, o pegan una silueta de su mano recortada en papel de color.

La caja cerrada y con tapa, con el nombre o la mano de cada niño, se llevará el día de la celebración.

 

Realización de la tarjeta:

Es importante que los niños sepan para quién está destinada la tarjeta. Puede ser para intercambiarla entre ellos, para regalársela a gente necesitada (a través de algún grupo juvenil o padres que las lleven a algún hospital o asilo de ancianos…), o puede ser para entregar a los padres y abuelos que concurran a la celebración. Para armar la tarjeta, se puede pegar en media hoja de color número cinco un dibujo con una frase de Pascua y que los chicos las decoren alrededor.

 

Un cartel con el Cirio:

El catequista preparará, en una cartulina, el dibujo de un gran cirio, al que le falta el fuego. La silueta del fuego, se recorta en cartulina roja, pero no se coloca hasta el momento de la celebración. Debe calcularse exactamente la altura de la cartulina para que, al colocar las cajas que lleva cada grupo una encima de otra, o en forma de pirámide, lleguen hasta la parte superior del cirio (Las cajas se colocan al costado de la cartulina para que no tapen el dibujo).

Llevar una bolsa con caramelos para cada grupo o sala participante.

 

Padres y / o abuelos:

Además de invitar a los padres y abuelos a la Celebración de Pascua, se los puede invitar unos días antes, para que ellos también se puedan preparar para este momento. La experiencia de trabajar con los abuelos es muy rica porque ellos, muchas veces, se ocupan largas horas de sus nietos, y además se sienten agradecidos porque se los tiene en cuenta. Reunirlos en la capilla, y realizar un momento de oración. Es importante destinar un momento de la reunión para contar a los padres y abuelos cómo se trabaja el tema de la Pascua con los más chiquitos, cómo se hace hincapié en la Resurrección de Jesús, en que Jesús está vivo. Esto es fundamental, porque es la base de nuestra fe, y porque durante el año, cuando digamos que Jesús está con nosotros, que nos cuida, que es nuestro amigo, nos estaremos refiriendo a Jesús Resucitado con quien podemos conversar y relacionarnos.

Invitar a los padres y abuelos a elaborar carteles o dibujos para colocar en las salas.

 

Un gracias a los docentes:

Así como los chicos cuando van a la casa de Jesús llevan algo y se llevan algo, también tenemos que tener en cuenta a los docentes. Para ellos prepararemos una tarjeta con una cruz, una reflexión y una pequeña historia:

Un hombre, cansado de cargar su cruz, pidió insistentemente a Dios que se la quitara. Los pedidos del hombre llegaron hasta los oídos de Dios que se compadeció y le dijo:

-En el mercado, hay un puesto de cruces. Podés dejar la tuya y tomar la que quieras.

Ese mismo día, el hombre corrió hasta el mercado y efectivamente encontró un puesto que nunca antes había visto. Entró, dejó su cruz, y comenzó a probarse todas las que había. Unas eran muy pesadas, otras muy livianas, otras tenían formas o estaban hechas de materiales que al hombre no le gustaban. Después de un par de horas, encontró en un rincón la que le pareció la mejor. Era la suya.

Dios no desea el sufrimiento de los hombres. La cruz es propia de la condición humana que no es perfecta. No se pueden evitar los sufrimientos, ni la muerte, ni todas las necesidades o aspiraciones insatisfechas.

Jesús nos enseña, con su propia vida, que lo único que vence la cruz es el amor.

Queremos que esta cruz, sea para ustedes un signo de que si ponemos los sufrimientos en manos de Jesús, el los transforma y nos ayuda a vivir mejor.

¡Que la paz esté con ustedes!

Esas fueron las primeras palabras de Jesús resucitado y es nuestro deseo para ustedes y sus familias.

Armar, también, una caja con los nombres de los docentes para llevar a la celebración.

 

Desarrollo de la Celebración.

Sabemos que la música en una celebración de niños es muy importante. Recomendamos Un lugar chiquito, de Daniel Poli, y los últimos C.D. de Alejandro Mayol, de San Pablo.

Comenzamos, recibiendo a los niños con todas las luces encendidas.

Canto inicial para saludar a Jesús.

El catequista cuenta por qué están reunidos, y presenta un títere (manejado por él mismo o por otro) que lleva en su mano la «llama» del cirio. Cuenta que le pidieron que fuera a la Celebración para encender esa luz que nos recuerda a Jesús pero, tiene un pequeño inconveniente: por más que se estira, no alcanza a colocarle la llama al cirio. Pregunta: ¿Qué puedo hacer? El objetivo es que, después de intentar de distintas formas, el títere pregunte qué son esas cajas que tienen y las pida prestadas para poder prender la luz.

Alguien lo ayuda a armar una pirámide con las cajas para que pueda subir por ella a colocar la llama.

Nota: es importante haber probado la altura y posición de las cajas para que no sobre ni falte un escalón. La llama debe tener preparado un «rulo» de cinta adhesiva al dorso.

El títere sube por las cajas, pega la llama y se queda sentado al lado del cirio «encendido», sobre las cajas.

El catequista comenta la importancia de que todos hayan prestado su caja y se alegra de que estén representados por sus nombre muy cerca del corazón de Jesús Resucitado.

El catequista dice:

Ustedes trajeron a la casa de Jesús las cajas y las tarjetas. Queremos que sepan, que de la casa de Jesús, uno nunca se va con las manos vacías. Siempre se lleva el corazón lleno de amor y alegría. Y, para recordar esa alegría que nos da Jesús vivo entre nosotros, vamos a entregarles a cada una de las maestras una bolsa de caramelos para que compartan en la sala (Si se van a intercambiar las tarjetas, lo hacen en este momento, sino, le entregan las tarjetas a la persona que las va a distribuir entre los más necesitados).

 

Rezar juntos el Padrenuestro

o el Avemaría.

Despedirse con una canción.

Copyrigth © Buenasnuevas.com 1997-2009