Cuentos
  Dibujos
  Entretenimientos
  Tarjetas impresas
  Canciones
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Recursos / Cuaresma-Pascua...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word del encuentro

 

Ver el próximo recurso bíblico de Cuaresma-Pascua

 

Comentarios
y sugerencias

 

 

 

 

CURSOS
BIBLICOS
PASTORALES


Alianza CEBIPAL-CELAM
y BuenasNuevas.com

Al servicio de la Palabra

Conozca esta nueva Propuesta de Formación Bíblica Pastoral en internet

Ver Cursos

 

Enviar a sus amigos

Nuestra conversión de cada día

por Marcelo A. Murúa

 

Las primeras palabras que Marcos pone en boca de Jesús, al inicio de su evangelio, son una síntesis de la propuesta del Señor:

"El tiempo se ha cumplido: el Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en la Buena Nueva".
Mc. 1, 15

- El tiempo se ha cumplido...
El momento ha llegado, ya no hay que esperar más, se han terminado los plazos, Aquél a quien espérabamos está entre nosotros.

- ...el Reino de Dios está cerca...
El Reino ha llegado, está acá actuante entre nosotros. La práctica y la predicación de Jesús son el comienzo del mundo nuevo, la muestra concreta y real de la sociedad y la vida que Dios quiere para todos los hombres. Esta cercanía provoca una definición personal de aceptación o de rechazo. Ante el Reino no podemos permanecer indiferentes.

- ...Conviértanse...
La propuesta de Jesús para adherir a la novedad del Reino es la conversión. Otras traducciones señalan "tomen otro camino". Estar abierto a la irrupción del Reino, reconocerlo entre nosotros y adherir con nuestra vida a su construcción implica cambiar de camino. Volvernos a Dios y reconocer la huella de sus pasos. Poner la meta en el proyecto de Dios.

- ...y crean en la Buena Nueva...
En los relatos evangélicos nos encontramos con el mensaje de Dios, la Buena Nueva. Es la propuesta definitiva para reconocer el Reino y compartir la alegría de su irrupción en la historia (Lc. 2, 10). Creer significa conformar nuestra vida según la palabra de Jesús y su llamada. El prototipo de la fe, Abraham, creyó y tomó otro rumbo, hasta dejar todo para seguir su camino.

 

La conversión, corazón del llamado evangélico

La conversión es la condición para entrar, recibir, y acoger el Reino de Dios. Implica un cambio de camino, de mentalidad, de forma de vivir, de pensar, de creer, de amar. Envuelve y transforma todas las dimensiones de la vida. La conversión es, fundamentalmente, un cambio de actitud que nace de adentro y se expresa en la vida concreta, viviendo según la escala de valores y las opciones del Reino. Quien se convierte no puede seguir viviendo de la misma manera que antes; si su vida no transparenta ese cambio, la conversión no existe, es una farsa.

La conversión es nuestra respuesta a la presencia del Reino actuante ya en este mundo. Con nuestra forma de ser, de pensar, de elegir opciones (en la vida toda, social, política, económica, familiar...) y de actuar de acuerdo a esas opciones, estamos diciendo sí o no a la presencia del Reino. Ya lo decía , proféticamente, Medellín, hace más de 25 años "Todos los hombres necesitamos una profunda conversión a fin de que llegue a nosotros el Reino de justicia, de amor y de paz". (Medellín. Justicia 2, 3).

La conversión es el vuelco conmocionado que podemos dar si nos encontramos con Jesús y somos capaces de reconocerlo y seguirlo, fieles a sus opciones. La conversión nos debe sacudir, "movernos el piso", hacernos cuestionar (delante de Dios) los criterios, las expectativas, los valores que mueven nuestra vida.

La conversión es la medida de nuestra adhesión a Jesús y a la Causa por la cual vivió, murió y resucitó: el Reino de Dios.

 

La verdadera conversión

En la Biblia principalmente son los profetas quienes nos hablan de las exigencias de la conversión. Con una tenacidad a toda prueba, sus enseñanzas van abriendo el camino para comprender qué es lo que verdaderamente importa a los ojos de Dios. Se esforzaban por recordar la verdadera imagen de Dios, para que el pueblo no equivocase el camino y pusiera su esperanza en falsos dioses.

Actualmente su mensaje sigue vigente y cuestionador.

Leamos, a modo de ejemplo ilustrativo, a Isaías 58, 1-10. En este texto aparece con claridad la contradicción entre una religión ritualista, externa, cimentada sobre actos exteriores al corazón, y la verdadera, que agrada al Señor y tiene su fundamento en el amor solidario y comprometido con el prójimo que sufre.

La verdadera conversión pasa por el cambio en nuestras relaciones con Dios y con los demás: "¿Cómo puede amar a Dios, a quien no ve, si no ama a su hermano, a quien ve?" (1 Jn. 4, 20).

Los profetas señalan con claridad y coraje la relación que existe entre cambiar de vida y volverse a Dios, y el compromiso eficaz por la justicia y la solidaridad.

Leamos otro pasaje de Isaías:

Isaías 1, 15-18

Nuevamente se aprecia el interés del profeta por subrayar que a Dios no se llega con prácticas exteriores, por más piadosas que éstas sean, sino que el verdadero acceso es a través del amor concreto a los demás, en la búsqueda de la justicia.

Los profetas hablan de huérfanos, viudas, desnudos, hambrientos, oprimidos: los marginados de su tiempo...

¿Quiénes ocupan hoy su lugar?

 

Propuesta para la reflexión grupal

- Canto de entrada.

- Compartir la vida: el grupo dialoga: ¿Cómo estamos viviendo la Cuaresma? ¿Qué recuerdos tienen de Cuaresmas anteriores vividas profundamente? ¿Cómo andan las cosas de la vida personal? ¿Cómo anda la vida social de nuestro país? ¿Qué nos dice el evangelio al respecto?

- Lectura del texto bíblico:

Isaías 58, 1-10

Primero una lectura en voz alta, luego una lectura silenciosa.

- Momento de reflexión: En grupos de tres personas dialogamos acerca del mensaje del texto. Intentamos ubicarnos en el momento histórico en qué fue escrito. Nos podemos ayudar con las introducciones y notas de la Biblia.

¿Qué dice el texto, para aquel momento en que fue escrito y qué nos dice hoy?

- Oración compartida: Puesta en común de las reflexiones y luego, en clima de oración, se invita a cada participante a leer un versículo del texto en voz alta. Y luego se abre la participación para compartir oraciones espontáneas.

- Compromiso: El grupo busca consenso en un gesto concreto para vivir la conversión en esta Cuaresma.

 

Envíe esta página a un amigo

 

Copyrigth © Buenasnuevas.com 1997-2009