Cuentos
  Dibujos
  Entretenimientos
  Tarjetas impresas
  Canciones
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Recursos / Cuaresma-Pascua...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word del encuentro

 

Ver el próximo recurso bíblico de Cuaresma-Pascua

 

Comentarios
y sugerencias

 

 

 

 

CURSOS
BIBLICOS
PASTORALES


Alianza CEBIPAL-CELAM
y BuenasNuevas.com

Al servicio de la Palabra

Conozca esta nueva Propuesta de Formación Bíblica Pastoral en internet

Ver Cursos

 

Enviar a sus amigos

Relatos de conversión

por Marcelo A. Murúa

 

Cuaresma es el tiempo propicio para meditar y reflexionar personalmente y en comunidad sobre los cambios que Dios nos pide que vivamos para seguirlo con mayor fidelidad.

La conversión es el cambio de mentalidad, del corazón, de la vida toda que se vuelve a Dios para dejarse sorprender por su presencia. El encuentro don el Señor aporta la luz que necesitamos para revisar nuestra vida y discernir qué debemos cambiar.

Te proponemos dos relatos de conversión presentes en el evangelio de Lucas para meditarlos en este tiempo e intentar escuchar la voz de Dios a través de ellos.

 

La conversión de Zaqueo

"Jesús entró en Jericó y atravesaba la ciudad. Allí vivía un hombre muy rico llamado Zaqueo, que era jefe de publicanos. El quería ver quien era Jesús, pero no podía a causa de la multitud, porque era de baja estatura. Entonces se adelantó y subió a un sicomoro para poder verlo, porque iba a pasar por allí. Al llegar a ese lugar, Jesús miró hacia arriba y le dijo: 'Zaqueo, baja pronto, porque hoy tengo que alojarme en tu casa.' Zaqueo bajó rápidamente y lo recibió con alegría.

Al ver esto, todos murmuraban, diciendo: 'Se ha ido a alojar en casa de un pecador'. Pero Zaqueo dijo resueltamente al Señor: 'Señor, voy a dar la mitad de mis bienes a los pobres, y si he perjudicado a alguien, le daré cuatro veces más'. Y Jesús le dijo: 'Hoy ha llegado la salvación a esta casa, ya que también este hombre es un hijo de Abraham, porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que estaba perdido.' "

Lc. 19, 1-10

 

Para reflexionar:

- ¿Quiénes eran los publicanos? ¿Por qué eran considerados pecadores?

- ¿Qué proceso experimenta Zaqueo? Anota sus actitudes a lo largo del relato.

- ¿Cómo actúa Jesús? ¿Qué reacción produce en Zaqueo?

- ¿Cómo reacciona la gente? ¿Por qué?

- ¿En qué consiste el cambio de Zaqueo? ¿Cómo lo manifiesta?

- ¿Qué mensaje encontramos en este relato para nuestra propia conversión?

 

La parábola del Hijo Pródigo o del padre Misericordioso

"Jesús dijo también: 'Un hombre tenía dos hijos. El menor de ellos dijo a su padre: 'Padre, dame la parte de la herencia que me corresponde'. Y el padre les repartió sus bienes. Pocos días después, el hijo menor recogió todo lo que tenía y se fue a un país lejano donde malgastó sus bienes en una vida licenciosa. Ya había gastado todo, cuando sobrevino mucha miseria en aquel país, y comnenzó a sufrir privaciones. Entonces se puso al servicio de uno de los habitantes de esa región, que lo envió a su campo para cuidar cerdos. El hubiera deseado calmar su hambre con las bellotas que comían los cerdos, pero nadie se las daba. Entonces recapacitó y dijo: '¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan en abundancia, y yo estoy aquí muriéndome de habre! Ahora mismo iré a la casa de mi padre y le diré: Padre, pequé contra el cielo y contra ti; ya no merezco ser llamado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros. Entonces partió y volvió a la casa de su padre.

Cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se conmovió profundamente; corrió a su encuentro, lo abrazó y lo besó. El joven le dijo: 'Padre, pequé contra el Cielo y contra ti; no merezco ser llamado hijo tuyo.' Pero el padre dijo a sus servidores: 'Traigan en seguida la mejor ropa y vístanlo, pónganle un anillo en el dedo y sandalias en los pies. Triagan el ternero engordado y matenlo. Comamos y festejemos, poruq mi hijo estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y fue encontrado'. Y comenzó la fiesta.

El hijo mayor estaba en el campo. Al volver, ya cerca de la casa, oyó la música y los coros que acompañaban la danza. Y llamando a uno de los sirvientes, le preguntó que significaba eso. El le respondió: 'Tu hermano ha regresado, y tu padre hizo matar al ternero engordado, porque lo ha recobrado sano y salvo'. El se enojó y no quiso entrar. Su padre salió a rogarle que entrara, pero él le respondió: 'Hace tantos años que te sirvo, sin haber desobedecido jamás ni una sola de tus órdenes, y nunca me diste un cabrito para hacer una fiesta con mis amigos. ¡Y ahora que ese hijo tuyo ha vuelto, después de haber gastado tus bienes con mujeres, haces matar para él el ternero engordado!' Pero el padre le dijo: 'Hijo mío, tú estás siempre conmigo, y todo lo mío es tuyo. Es justo que haya fiesta y alegría, porque tu hermano estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado.' "

Lc. 15, 11-32

 

Para reflexionar:

- ¿Qué proceso experimenta el hijo menor? Anota sus actitudes a lo largo del relato.

- ¿Qué pasos da en su cambio de actitud? ¿Cómo lo manifiesta?

- ¿Cómo reacciona el padre de la parábola? ¿Por qué?

- ¿Cuál es la actitud del hermano mayor?

- ¿Qué mensaje encontramos en este relato para nuestra propia conversión?

 

Comparando los dos relatos:

- ¿Qué encontramos en común?

- Hacer una lista de actitudes y gestos que expliciten la conversión interior.

 

Otros posibles textos para trabajar el tema de la conversión:

Salmo 50 Perdóname Dios mío.

Is. 58, 1-10 El ayuno que agrada al Señor

 

Envíe esta página a un amigo

 

Copyrigth © Buenasnuevas.com 1997-2009