Cuentos
  Dibujos
  Entretenimientos
  Tarjetas impresas
  Canciones
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Recursos / Cuaresma-Pascua...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word del encuentro

 

Ver el próximo recurso bíblico de Cuaresma-Pascua para jóvenes

 

Comentarios
y sugerencias

 

 

 

 

CURSOS
BIBLICOS
PASTORALES


Alianza CEBIPAL-CELAM
y BuenasNuevas.com

Al servicio de la Palabra

Conozca esta nueva Propuesta de Formación Bíblica Pastoral en internet

Ver Cursos

 

Enviar a sus amigos

Pascua: descubramos la vida entre nosotros

por Ricardo Stirparo y Horacio Prado

 

"Así Dios nos manifestó su amor: envió a su Hijo único al mundo para que tuviéramos vida por medio de Él"

1Jn.4,9

 

Se acerca la Pascua, la Fiesta más importante de la vida de la Iglesia. Festejamos el amor de Dios expresado en Jesús que supera lo que podemos imaginar. Festejamos que Dios nos sigue mirando con ojos de amor y por eso su Hijo se sigue ofreciendo por cada uno de nosotros. Festejamos la esperanza que por la Cruz de Jesús, Dios continúa abriendo sus brazos para que nosotros podamos volver a Él y vivir como hermanos para que muchos crean y conozcan a Jesús Resucitado.

 

Primer momento: "La Cruz de Jesús"

"Él soportó el castigo que nos trae la paz, y por sus llagas hemos sido sanados".

Is. 53, 5

La cruz es la expresión más grande del amor de Dios. Jesús no nos amó de palabra, sino con hechos. La cruz es una realidad, es un hecho y pide una respuesta.

La propuesta es poder descubrir en la Palabra las distintas respuestas de las personas que rodearon la pasión del Señor y reflexionar sobre cuál es nuestra propia respuesta. Para eso presentamos una ficha que puede ayudar para la proclamación de los distintos textos o para orientar el momento de reflexión.

 

Estos personajes no sólo los podemos encontrar en nuestra sociedad (hay muchos Judas, Pilatos ...), sino que también los encontramos dentro nuestro: ¿Cuándo somos como Herodes, Judas , Pilato, Pedro, María, etc.?

Este es un momento de trabajo personal. Se puede tomar 30 minutos para que cada uno pueda revisar, cuestionarse, orar. Después se puede poner en común haciendo una ronda para compartir espontáneamente.

Personaje
Texto
Actitudes/Características
Reflexión
Herodes
Lc. 23, 8-12

* Sentía curiosidad por lo que había escuchado de Jesús

* Esperaba que hiciera algún milagro.

* Como Jesús no responde, lo trata con desprecio * ¿Esperamos ver para creer? ¿Esperamos que Jesús haga lo que queremos?

* El milagro se produce cuando mi corazón le dice a Jesús: creo en tu amor que te llevó a dar la vida por mí.

Judas
Mc. 14, 43- 46

* Traiciona a Jesús y lo entrega por dinero.

* Es incapaz de arrepentirse y de pedir perdón.

* ¿Cuántas veces lo económico es más importante que Jesús?

* ¿Y cuántas veces creemos que nuestra falta es más grande que el amor de Dios?

Pedro
Mt. 26, 69-75

* Lo niega y se esconde.

* Se encuentra con la mirada de Jesús y llora amargamente.

* ¿Cuándo somos como Pedro y lo negamos?

* Y si miramos a Jesús:¿Qué encontraríamos en su mirada?

Pilato
Mt. 27, 15-26
* Se lava las manos y entrega a Jesús para ser crucificado. * ¿En qué ocasiones no nos comprometemos con el que sufre? ¿Cuándo preferimos no meternos?
Apóstoles
Mt. 26, 55-56
* Lo abandonaron y huyeron. * ¿Cuándo creemos que lo dejamos solo al Señor? ¿Nos borramos en las dificultades?
María
Jn. 19, 25-27

* Permanece junto a la cruz.

* Escucha a su Hijo que le habla desde la cruz

* ¿En esta Pascua, qué tendrá Jesús para decirme?
Centurión
Mc. 15, 38
* Al verlo morir, cree y lo reconoce como Hijo de Dios * ¿Somos capaces de reconocer la presencia del Señor cuando vivimos situaciones de cruz?
Buen ladrón
Lc. 23, 39-43
* Desde el sufrimiento de su propia cruz, reconoce sus faltas y pide misericordia a Jesús * ¿Descubrimos nuestra necesidad de ser perdonados por el Señor? ¿En medio del dolor, buscamos a Jesús?

 

Segundo momento: "¡Jesús está Vivo!"

"La muerte ha sido vencida, ¿dónde está muerte tu victoria? ¿dónde está tu aguijón?"

1 Cor. 15, 55

 

El sepulcro no pudo retener a Jesús, esta es la mejor Noticia que podemos recibir y podemos anunciar.

Jesús no solo dice "Yo soy la vida" sino que dice "Yo soy tu Vida" y la vida que nos ofrece Jesús no es un teoría ni un conjunto de normas, sino que es un estilo de vida, una forma de vivir. Pero… ¿Cómo reconocer en este tercer milenio a Jesús Resucitado? ¿Dónde podemos buscarlo? ¿Cómo encontrarlo? Para juntos buscar la respuesta, proponemos leer y reflexionar sobre un cuento de nuestra autoría:

 

"Algunos días después de la muerte en cruz de Jesús, tres de sus discípulos regresaban a su pueblo natal, un pequeño pueblo llamado Emaús. En el camino hablaban sobre lo que había ocurrido. Mientras conversaban y discutían el mismo Jesús se acercó y siguió caminando con ellos. Pero tan tristes estaban que no lograron reconocerlo. Uno de ellos llamado Aristarco ni siquiera se percató de la presencia del "forastero" y adelantándose, prosiguió solo su desesperanzado camino. Apenas llegó a Emaús empacó sus pocas pertenencias e inmediatamente partió a un país lejano donde vivían del comercio algunos parientes suyos. Partió con rapidez, como quien huye del fracaso más amargo.

Había invertido dos valiosos años de su vida, siguiendo por todos lados al que él creía que salvaría a su pueblo, y pretendía con este viaje dejar atrás su frustración y su angustia.

Mientras se marchaba, se decía a sí mismo: - "Y pensar que creía que Jesús era por fin el Mesías tan ansiado.

Yo puse mis esperanzas en él, creí que Dios estaba de su parte y que ni los sumos sacerdotes ni los romanos podrían apagar el brillo de su luz. Sin embargo... ¡qué humillación! Murió desnudo, crucificado como un delincuente". Y se ahogaba en su pena y su llanto.

Algunos años pasó Aristarco trabajando con sus parientes, intentando olvidar aquella aventura mesiánica. Hasta que un visitante judío llegado de Israel, llevó la Noticia de que Jesús de Nazaret no estaba muerto, sino que vivía y muchos de los suyos lo habían visto.

Aristarco sintió que su corazón estuvo a punto de estallarle: "¿Cómo es posible?, ¿Podrá ser cierto?".

Viejos fuegos comenzaron a avivarse en su interior. No podía quedarse allí con sus inquietantes dudas. Inmediatamente, sin ningún preparativo, se despidió de sus familiares y marchó rumbo a Emaús.

- "¿Podré ver a Jesús?" - se preguntaba. - "¿Estará realmente vivo o será todo una ilusión?"

Al llegar comenzó a caminar ansiosamente sin rumbo por las calles del pueblo, con la esperanza de encontrar con vida a su amado Maestro. Dando vuelta una esquina, se encontró con una multitud reunida que cantaba a Dios con un entusiasmo nuevo. Aquello le llamó la atención, pensó que se trataba de una fiesta y se acercó. Allí reconoció a uno de los Doce Apóstoles que poniéndose de pie anunciaba y enseñaba las palabras del Señor, con un fervor y una autoridad que a Aristarco le pareció estar escuchando al mismísimo Jesús.

Al término vio como unos a otros comenzaban a saludarse deseándose la paz del Señor, como si se tratase de un gran número de hermanos. Más tarde, se sorprendió al observar que cada uno ponía en común sus propias pertenencias, con el fin de que ninguno pasara necesidad. Todo era común entre ellos.

Le impactó descubrir, que todos se alegraban sinceramente con la alegría de uno, y que todos se afligían cuando uno sufría. También vio con qué solicitud y con qué cariño se atendía las necesidades de los enfermos, de las viudas, de los huérfanos... Se dio cuenta, que el servicio a los demás se vivía como un privilegio.

Le pareció que todos tenían un solo corazón, y así lo comprobó cuando compartieron todos el mismo pan: ¡Con cuánta alegría y sencillez realizaban este gesto!. Luego de unas oraciones y un canto lleno de alabanzas a Dios, alguien se le acercó y le dijo:

- "Hermano, ¡gracias por haber compartido este momento con nosotros!"

Sin palabras, con una mezcla de asombro y de un ardor que quemaba su corazón, se retiró del lugar.

Al poco tiempo, llegó a Emaús correspondencia de sus parientes:

- "Querido Aristarco, estamos ansiosos de saber la verdad… ¿Has encontrado a Jesús? ¿Es cierto que está vivo? ¿Lo has visto? Por favor envíanos noticias".

Sin perder tiempo, escribió una breve carta:

¡ SI LO HE ENCONTRADO, Y MIS OJOS LO HAN VISTO. Díganle a todo el mundo que JESÚS es el CRISTO y que VERDADERAMENTE ESTÁ VIVO. Si ustedes quieren conocerlo, vengan a Emaús, ¡VENGAN A MI COMUNIDAD!

 

En grupos de seis jóvenes compartimos:

1. ¿Qué título le pondrían a esta historia y por qué?

2. ¿Cómo resumirían el mensaje de este cuento?

3. ¿Cuáles son los signos de la Resurrección que aparecen mencionados?

4. ¿Cuáles de los signos de la Resurrección de Jesús que aparecen en el relato, podemos ver en nuestro grupo?

5. ¿Podríamos decir: Si quieren conocer a Jesús vivo, vengan a nuestra comunidad?

 

Tercer momento:

Para terminar podemos leer el relato de los peregrinos de Emaús (Lc. 24, 13-25) y prepararnos para que en esta Pascua podamos caminar junto a ellos dejándonos sorprender por Jesús. Podemos anunciar este texto desde cuatro ideas ejes:

  1. La situación vital (primero Jesús escucha lo que les pasa y lo que sienten).
  2. La Palabra de Dios (Jesús se las anuncia para que comprendan el Misterio de su Pascua).
  3. La Eucaristía (Jesús se revela en el Pan que se parte y se comparte).
  4. La Comunidad (es el primer signo de la Resurrección, allí vuelven corriendo los discípulos).

 

Copyrigth © Buenasnuevas.com 1997-2009