Diálogo
  Cat. en la diversidad
  Didascalia
 Tarjetas digitales
 Foros
 Chat por temas
 Libro de visitas
 Mapa del sitio
 Quiénes somos
  Escríbanos
  




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

  

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia RecursosRevistasLibros 
  Ud está en Revistas / Diálogo...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta página

 

Ver el próximo artículo de Diálogo

 

Conozca la sección Catequesis

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

 

De la mano de María nos acercamos a Jesús

por María Inés Casalá

Encuentro para niños

Objetivo:

Descubrir las actitudes de María que nos ayudan a vivir como hijos de Dios.

Este encuentro se puede realizar hacia fin de año, ya que nos permite realizar una síntesis de lo que hemos reflexionado. Tembién se puede realizar dentro de un encuentro acerca de la oración, o de María.


Desarrollo del encuentro:

Comenzamos con un juego de cartas.

Realización de las cartas:

Cada carta debe tener: un color en su parte superior, nombre y número del misterio y el día de la semana que se reza.

Para los misterios dolorosos y gozosos, se realizan dos cartas de cada misterio, una para cada día. Martes y viernes, en el primer caso y lunes y jueves en el segundo.

Para los misterios glorioso, se realizan tres cartas, una para el sábado, otra para el domingo y otra para los miércoles.

En total, se realizan 35 cartas.

Es importante que las cartas no se doblen. Por ejemplo, se pueden realizar en cartón, o pegarlas sobre un mazo de cartas en desuso.

Este juego tiene como objetivos familiarizarse con los misterios del rosario, aprender que al rezarlo se reflexiona acerca de lo más importante de nuestra fe y, descubrir en María a una mujer que vivió lo que Dios le pedía.


¿Cómo se juega?

Se recrean con estas cartas juegos conocidos.

Las familias de misterios:

Hay que conseguir formar una "familia". Cada familia está formada por cinco cartas del mismo misterio (color) pero, de distinto número y día.

Se arman cinco o siete grupos y se reparten todas las cartas. Se sortea quién comienza. Ese grupo elije a otro cualquiera y le dice que le entregue una carta de algún misterio y un determinado número. Si el grupo la tiene se la tiene que entregar y recibe otra a cambio. Luego siguen preguntando en ronda. Gana el que primero forma la familia. Al finalizar el juego se colocan todas las cartas sobre la mesa para ver cómo a través de los misterios del rosario se puede reflexionar acerca de lo más importante de nuestra fe.

Me queda una:

Agregar cinco cartas para ser utilizadas como "comodines": María, el Espíritu Santo, Jesús, la Iglesia, Sacramentos y Oración.

Se forman cinco grupos, o se arma un mazo de cartas cada cinco chicos.

Se reparten cinco cartas a cada grupo o niño. El resto queda en el pozo. El objetivo del juego es descartarse de todas las cartas.

Se da vuelta una carta y se sortea quién comienza. El que deba comenzar tiene que tirar una carta que tenga algo en común con la que está dada vuelta: número, color, nombre del misterio o día de la semana. Si no tienen alguna que se correponda, deben levantar del pozo otra carta y pasar.

Uso de los comodines: Se pueden tirar en cualquier momento, pero no se puede dejar como última carta.

Antes de tirar la anteúltima carta, se debe decir "me queda una". Si no lo hacen, se levantan tres cartas del pozo. Al finalizar el juego, se colocan ordenadas por misterios y días de la semana las cartas para que todos las vean.

Se pueden recrear otros juegos conocidos. Recordemos que a través del juego los chicos se conocen, aprenden a compartir, a ganar y a perder...


¿Qué se hace después de jugar?

  • Se enseña a rezar el rosario. Armar cinco grupos. A cada uno se le entrega un misterio y un texto del Evangelio que esté relacionado con él. Cada grupo elabora un afiche con una reflexión. Se reza el rosario con los chicos. (Se puede disminuir la cantidad de Avemarías para tener tiempo de profundizar acerca de cada misterio.) A medida que se reza, se colocan los afiches en el pizarrón.
  • Se arma un "cuaderno viajero. En la primera hoja se colocan las instrucciones para el rezo del rosario y en cada una de las hojas, se coloca un misterio. El cuaderno "viaja" una semana por cada casa y cada chico con su familia realizan un dibujo y una oración del misterio que le toca.
  • Copyrigth © Buenasnuevas.com 2002